Sobre el blog

Nuestro Blog de Viajes al Caribe pretende ser un espacio para publicar abiertamente: historias, opiniones, anécdotas, noticias, sucesos, vivencias, críticas, colaboraciones e información acerca de los diversos destinos turísticos que componen el maravilloso atractivo del Caribe.

Con la intención de dar tanto a los actuales como a los potenciales clientes de www.guajira.com.ar un espacio para expresarse y de consulta sobre datos turísticos +

Leyendas cubanas sobre el origen del nombre La Habana

La Habana

Aunque hay varias hipótesis del origen de este nombre, la hipótesis más aceptada lo deriva del de un cacique taíno llamado Habaguanex, que controlaba la zona de su primer asentamiento.
Otras versiones consideran que proviene de una corrupción de la palabra taína “sabana”, la cual pasó al español actual con su significado original. Otra tesis plantea que viene de haven o gaven, que significa puerto o fondeadero en las lenguas germánicas.
También se dice que proviene de la palabra aruaca “abana” que quería decir “ella está loca”; haciendo referencia a la leyenda de una india llamada Guara. 
 


La recopilación de Salvador Bueno Leyendas Cubanas, cuenta que habían llegado los españoles en su viaje de bojeo de la isla de Cuba a un lugar donde se alzaba un gran morro, como protector abrigo de un hermoso puerto.
 
El jefe vio que en ella podía carenar sus naves, mientras se protegía de un fuerte vendaval que lo venía azotando.
A dicho puerto, y por circunstancias de haber carenado allí sus naves, lo llamó Puerto Carenas.
Érase una de esas mañanas que siguen a las tormentas, en que la vegetación recién lavada luce la brillante gama de su verdor, en que los pajarillos vuelan dejando oír sus dulces trinos y las aves canoras lanzan al aire las claras notas de sus gargantas privilegiadas, y las flores abren sus corolas a los tibios rayos del sol. La oficialidad había salido a recorrer la isla maravillosa, y viendo alzar las enhiestas coronas de un grupo de palmas reales, hacia ellas se dirigieron y… ¡oh! sorpresa: allí, en una peña, sentada la más hermosa india que imaginarse puede.
Su larga cabellera, negrísima como el azabache, parecía como un manto que cubría su bien formado cuerpo broncíneo, que ostentaba un brillo de metal bruñido porque en una casimba lo acababa de bañar, y en lo más alto de la peña se sentó a secar.
 
-¿Quién eres, bella indiana? le preguntaron.
-Habana -contestó dignamente.
-¿Cómo se llama este lugar?
-Habana -volvió a contestar.
-¿Quién es tu padre?
-Habanex -contestó orgullosa, y al parecer sin temor.
 
Los españoles estaban estupefactos ante tanta serenidad y tal belleza. La india sobre la peña parecía una estatua de bronce.
-¿Cómo te llamas, di?
-Habana -repitió claramente la indígena.
-Pues desde hoy este lugar se llamará la Habana.
 
La india hizo un gesto circular del contorno, repitiendo: -Habana, Habana -y tocándose el pecho como en el gesto de yo, repitió-: Habana.
Ya para entonces un oficial aficionado a la pintura había hecho un croquis de la bella india sobre la roca, y debajo escribió: La Habana.
Años después, por ese croquis, se hizo la estatua a la india en lo que hoy se conoce como el parque de La India.

 

Fuente: turismoymercado.com

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Ad Spot Ad Spot Ad Spot
Ad Spot Ad Spot Ad Spot

Links

Tag Cloud





addtomyyahoo4
Subscribe in NewsGator Online
Add to My AOL
Subscribe with Bloglines
Add to netvibes
Add to Google